Excmo. Ayuntamiento de Campos del Paraíso

×

Error

Cannot retrive forecast data in module "mod_sp_weather".

Historia

     (Artículo de Paloma Torrijos, doctora en Historia, y José Luis Córdoba, licenciado en Geografía e Historia)

    Forman el municipio de Campos del Paraíso desde 1971 las villas de Carrascosa del Campo, donde se encuentra el ayuntamiento de la agrupación municipal, Loranca del Campo, Olmedilla del Campo, Valparaíso de Abajo y Valparaíso de Arriba.

Carrascosa del Campo.

    En su término se encuentran importantes yacimientos del Paleolítico Inferior así como vestigios celtibéricos y romanos vinculados a la ruta del lapis specularis (Cerro de la Muela o del Pulpón). Pero es a partir del siglo XI cuando nace la población en sí con el nombre de Venta de la Carrasca, como otro poblado más del sexmo de Huete, formado por los actuales barrios de La Solana, El Castillo y Carralcázar. Pero es en la Edad Media cuando realmente aumenta en población y territorio, tanto que Juan II de Castilla, padre de Isabel la Católica, le otorgó privilegios a la villa. El infante castellano Don Juan Manuel escribió en su Libro de Caça (Libro de Caza), en el año 1325, sobre cómo cazar con cetrería de halcones por las tierras de Carrascosa, en el cual se nombra ya al río Valdejudíos, «que nace en tierras de Carrascoyo». 

    En 1537 Carlos V  le otorga el Título de«Muy Noble y Muy Leal Villa de Carrascosa del Campo», independizándose jurídicamente de la ciudad de Huete.  Destaca de esta época la iglesia parroquial de la Natividad de Nuestra Señora que data de los siglos XV y XVI, templo de estilo isabelino con una magnífica portada y soberbias bóvedas estrelladas en su interior. Tiene la consideración de monumento histórico artístico (hoy BIC) desde 1972. El principal financiador de la obra fue don Miguel de Carrascosa, el personaje más ilustre de la Villa, canónigo del Obispado de Cuenca y hombre influyente en la corte vaticana.

    En el siglo XVIII, Carrascosa del Campo tuvo un importante peso en la zona, y varios nobles afiliados al rey, construyeron aquí sus moradas. En 1779, Carlos III otorgó a Carrascosa junto con otros municipios el derecho a tener un mercadillo ambulante que se hiciera una día a la semana, en el caso de Carrascosa el lunes. Este mercadillo sigue existiendo actualmente.

 Loranca del Campo.

    Tiene su origen en una alquería musulmana, existiendo en sus tierras una torre vigía. Loranca del Campo consigue su privilegio de Villa no como las demás del municipio en el siglo XVI, sino ya en el siglo XVII, pero no tenemos  la fecha en que deja de ser aldea del alfoz de Huete. Las primeras noticias de esta población y de la ermita de la Virgen del Socorro se remontan a inicios del siglo XVI.

    Ya Villa de Realengo pierde su derecho a la jurisdicción del Rey en 1639 cuando es vendida a don Pedro Piñán del Castillo, aunque anulada su compra por no poder satisfacer el comprador a la Real Hacienda la cantidad en que le fue vendida. Unos años después el II marqués de Mortara y I marqués de Olías y I marqués de Zarreal, Don Francisco de Orozco y Porcia, es señor de Loranca. El señorío de la Casa de Mortara dura poco pues la propia villa compra los derechos que sobre ella tenía el Marqués, pasando de nuevo a ser señorío de Realengo, tal como los vecinos de la Villa declaran en la Encuesta Catastral un siglo después. Del siglo XVII destaca la iglesia de San Pedro Advíncula.

  Olmedilla del Campo.

    El documento de villazgo de Olmedilla está fechado el 30 de septiembre del año 1557Felipe IV necesita mejorar los ingresos de la Hacienda Real y para ello La Corona entre los años 1646 y 1656 vende sus propiedades de Realengo a particulares. Así ocurre con Olmedilla vendida al señorío de Don Jorge de Paz Silveyra. Algunos años después, en la primera mitad del siglo XVIII, Olmedilla fue junto con Horcajada de la Torre señorío de don José Enríquez de Guzmán.

    Poco duraron estos señoríos sobre Olmedilla pues en las Respuestas de la Villa al Catastro de Ensenada los vecinos que contestan al Interrogatorio declaran que es villa de Realengo. En estas mismas respuestas los vecinos declaran que la villa de Olmedilla contaba en su término con tres despoblados dos de ellos antes incluidos en el de Carrascosa y por ello  compartía jurisdicción con esta villa sobre los de Villaverde y Villalba y la tenía exclusiva sobre Centenaya. Con estos despoblados de la villa de Olmedilla hay que citar las ruinas del Castillo de Amasatrigo, cuyo nombre conocemos por las crónicas medievales ligado a los de Uclés, Huete y Cuenca constituyendo un conjunto de fortalezas y atalayas para el control de las tierras recientemente reconquistadas y en donde las tareas repobladoras eran cada vez más importantes. Con restos de ruinas romanas y árabes podemos situar aquí un asentamiento primitivo origen de la actual villa de Olmedilla. A los pies del cerro de Nuestra Señora de Amasatrigo, pasaba la bifurcación hacia Secantia, Guadalajara, de la calzada que desde Cartago Nova se dirigía a Segontia, Sigüenza, por tierras de la cuenca del río Gigüela.  Fueron luego las tierras de Amasatrigo paso de la cañadas mesteñas para la trashumancia. La aldea de Amasatrigo era ya despoblado en 1236. Hasta el siglo XVIII esta documentada la existencia de un convento y una ermita con el nombre de Nuestra Señora del Castillo de Amasatrigo o de la China por la pequeña piedra que la imagen tenía en la mano, propiedad del monasterio de Santo Domingo de Guzmán de Huete. En los pueblos del municipio se siguen contando leyendas de “moros y cristianos” que tienen como marco este paraje y otros “cerros” del municipio, así como en la cueva del Bache que también se puede visitar en Olmedilla.

    Son destacables la iglesia de Santa Lucía, que data del siglo XVIII, con una portada del importante escultor Andrés de Vandelvira, y la ermita de San Roque.

 Valparaíso de Abajo.

    La mina de La Quebrada o Cueva del Espejuelo de Valparaíso de Abajo es una más de las que en la estas tierras fueron ricas en el espejuelo del que dependió en gran medida la riqueza económica de esta zona durante la dominación romana.   

   Valparaíso de Abajo fue villa de señorío desde 1627. Vendida como Olmedilla del Campo para hacer frente a los gastos de la Corona. Señorío que se mantiene hasta mediados del siglo XIX cuando se promulgan las leyes que derogan los señoríos según establece la Constitución de 1812. Junto a la iglesia está la casa que fue del señor de Valparaíso de apellido Zúñiga y luego Mendoza y junto a la pared de la iglesia un escudo de armas de los Zúñigas, señores de la Villa.  

    En el término de Valparaíso de Abajo estaba el despoblado conocido como Villapando, a orillas del río Paraíso y cerca de la cueva de Las Lastras, y cuya jurisdicción compartían Carrascosa y Olmedilla.  El río Valparaíso pasaba por aquí con un ancho cauce que recoge poco más al sur las aguas del arroyo de la Vega que atraviesa los términos de Loranca y Olmedilla. 

    Tuvo Valparaíso una ermita llamada del Santo Cristo del Burgo convertida en almazara que perteneció a los Coello, señores de Montalbo. La iglesia parroquial de Valparaíso de Abajo, del siglo XVIII, está bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción. Su retablo mayor de estilo del barroco churrigeresco del siglo XVIII es uno de los más importantes de la provincia de Cuenca

 Valparaíso de Arriba.

“...el arroyo de Villar-Parid nace sobre Valde Paraiso. Libro de la Caza del infante don Juan Manuel.

En las tierras altas de Valparaíso de Arriba nace el río que da nombre al municipio, el río Paraíso. De Valparaíso de Arriba discurre unos tres kilómetros hacía Valparaíso de Abajo. Discurrían por sus tierras las cañadas para la trashumancia llamadas de Los Chorros o Los Serranos y la de Beteta. 

Como las otras localidades del municipio, antes de ser Villa fue aldea del Sexmo del Campo bajo la jurisdicción de Huete.

En la iglesia dedicada a San Miguel Arcángel (S XVI-XVIII), en la capilla de Santa Ana, hay un cráneo incrustado en la cúpula que se atribuye a Juan de Saavedra. De Valparaíso de Arriba saldría en el siglo XVI el fundador de la ciudad de Valparaíso de Chile, situada en la costa del Océano Pacífico cercana a la de Viña del Mar, capital de la región de Valparaíso a unos 112 kilómetros de la capital del país Santiago de Chile. La explicación al hecho de que un vecino de esta villa participará en la fundación de esta ciudad chilena se debe a que los Hurtado de Mendoza, marqueses de Cañete, fueron gobernadores de los territorios de Chile y virreyes de Perú. A Juan de Saavedra se le recuerda en la placa que ha sido colocada en la pared de la iglesia parroquial.